Estos son los CUATRO CORAZONES de mis padres

Fotografía documental de bodas

Encantado de veros por aquí, soy Juanlu y sí,  en la foto soy el de la derecha….el mayor de cuatro hermanos. Nacidos al sur del sur, un rincón mágico y convulso de Andalucia.
Me imagino que si habéis llegado hasta aquí es porque os importa la fotografía de vuestra boda, algo que me emociona creer, creedme cuando os digo que una de las piezas fundamentales en una boda es su recuerdo fotográfico.

Puedo afirmar que soy un fotógrafo llegado de otro mundo totalmente diferente, vine del “lado oscuro” como me gusta llamarlo, lugares donde no me sentía feliz con lo que hacía ni conmigo mismo. El salto a la fotografía de bodas supuso un punto de inflexión en mi vida, quizás la casualidad de que mis inicios en esta profesión coincidieran con el nacimiento de mi hijo hacen de esta forma de vida algo muy especial, donde puedo retratar a través de la cámara el alma de las personas, sus sentimientos, sus grandes momentos… Creo que hay pocas ocupaciones tan bonitas como ser un contador de historias, me siento un auténtico privilegiado.

Todos los años que llevo fotografiando me han echo valorar de una forma extraordinaria la condición humana. Estoy convencido totalmente que las fotografías que tomo ayudarán en un futuro a todas las parejas y sus respectivos hijos a estrechar profundamente su relación, tanto en vida como después de esta.

He tomado millones de fotografías de otras personas, pero tengo muy pocas de mí mismo, creo que el refrán español de “en casa de herrero, cuchara de palo” se cumple a rajatabla.  Creanme que la foto de esta portada es una de esas favoritas en mi vida, ella me ilumina la cara cada vez que la miro, con los que están y con el que se marchó. Pienso que la fotografía no es para el presente, sino para un futuro, donde puedas ver tu pasado.

Me considero un fotógrafo de bodas documental afortunado, un contador de historias que está dispuesto a acompañarte a cualquier sitio del mundo.

juanlu corrales

Filosofia

Mi forma de trabajar siempre se ha basado en personas y no en números. Esta es la razón principal por la que no cierro bodas con todas las parejas que lo solicitan. La confianza y las sensaciones tienen que ser positivas, de lo contrario fracasaremos las dos partes. Por esta razón lo primero que tiene que ver una pareja es el trabajo de sus fotógrafos favoritos y reunirse después con ellos, conversar, intercambiar opiniones, escuchar.... estas sensaciones son fundamentales para conseguir un trabajo final exitoso.

Para fotografiar una boda con carácter documental tiene que existir un feedback positivo entre pareja y fotógrafo, la confianza entre los dos tiene que ser mutua y total. Esa simbiosis entre pareja y fotógrafo se nota en el aire, todo es mas fluido, todo transcurre de una forma natural, sin tirones, mostrándose delante de la cámara la verdadera personalidad de cada uno de nosotros. Hay es cuando podemos llegar a tener fotografías con alma, fotografías que hablen por si solas..
Me siento cómodo en días tan especiales, esa comodidad me facilita poder estar en diferentes sitios sin que me lleguen a tomar por un intruso, consiguiendo la integración, lo que se traduce en mimetismo.

Siempre intento ejercer mi oficio con la mayor honestidad y profesionalidad posible, pero no quiere decir que se consigan fotografías de todas las personas y todos los momentos durante una boda, creo que es prácticamente imposible. Siempre habrá cosas que se echaran en falta, pero encontrarás otros momentos que ni te imaginabas que habían ocurrido. Lo único que prometo es mi entrega total para que el día de vuestra boda se convierta en el mas feliz de vuestras vidas. El siguiente paso os corresponde a vosotros.

ESCRIBA Y PULSE ENTER